domingo, 21 de marzo de 2010

Eficiencia Energética - Capítulo III - Medidores de Consumo Energético para los hogares Británicos



Nos dicen en tiempo real cuánta luz o gas estamos gastando, cuántas emisiones producimos y el precio exacto de la electricidad en este preciso momento: son los medidores inteligentes, que se instalarán en casi toda Europa en el futuro y transformarán completamente nuestra relación con el consumo de electricidad. Gran Bretaña da el primer paso al establecer su implantación en todos los hogares británicos para 2020.

El Gobierno británico dio luz verde el pasado mes de diciembre a la puesta en marcha de un plan para sustituir los contadores eléctricos de gas y electricidad por su versión más inteligente. En total, 46 millones de medidores inteligentes se instalarán en más de 25 millones de hogares de aquí a 2020 en lo que supone el primer escalón de un edificio mayor: las llamadas redes inteligentes. El gasto va a ser multimillonario en una de las mayores revoluciones tecnológicas desde la llegada del gas natural desde el mar del Norte a los hogares británicos en la década de 1970, pero el Gobierno está convencido de que el ahorro, energético y económico, merecerá la pena.

Los medidores inteligentes vienen acompañados de una pantalla digital que muestra en tiempo real cuánta luz o gas se está consumiendo y que permite ver al consumidor el gasto que se origina, por ejemplo, en el momento en que se enciende una tetera para calentar agua para un té. Esta información precisa y transmitida de forma inmediata permitirá a cada ciudadano ser más consciente de dónde se encuentran los puntos calientes en los que se pierde energía en la casa, los picos o las horas en que ésta cuesta más y los momentos en que los precios bajan y es bueno aprovechar para hacer la colada.

En total, se estima que el ahorro por persona oscilará entre el 3% y el 15% de su actual uso energético y que esto podría suponer un ahorro de entre 2.500 y 3.600 de millones de libras en los próximos 20 años, o en casos optimistas, hasta 100 libras anuales por hogar. Planes similares se han llevado ya a cabo en otros países como Alemania, Italia, Suiza, Estados Unidos, Canadá y Australia.

La responsabilidad de la instalación y la puesta en marcha del nuevo sistema ha sido delegada en distintas compañías eléctricas y de gas, que más tarde pasarán el precio del coste del recambio a la factura de los consumidores. Sin embargo, asociaciones como la UK Energy Retail Association insisten en que el coste será "neutro" debido a que los ahorros esperados financiarán una parte de los gastos.

Además, los nuevos aparatos pasarán de forma automática la información a la compañía eléctrica, eliminando las facturas estimadas y conociendo el precio real de la energía, lo que podría ser otra de las ventajas de este nuevo sistema, como señala Alberto Carbajo, director general de Operación de Red Eléctrica de España: "Tienen la ventaja de que si bien supone un mayor coste, es evidente que al remitir telemáticamente toda la información, hay unos ahorros en los costes de lectura porque no se precisa mano de obra para ir midiendo los contadores de las casas. Resulta un poco más caro pero tiene otras ventajas de inversión".

FUENTE: TÉCNICA INDUSTRIAL Nº 285

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.